martes, 2 de agosto de 2011

Gafas de sol para bebés

Hasta no hace mucho tiempo las gafas de sol para bebés me parecían un capricho más de los padres que otra cosa. Sin embargo este año, no sé si porque ahora soy madre y presto más atención a estos temas, he escuchado y leido en varias ocasiones que no son un simple un adorno para bebés si no que son realmente útiles.

Como la mayoría de los padres cuando vamos a salir con la Patatita especialmente si es  a la playa o el campo, la untamos en crema y le colocamos un gorrito para que no se nos achicharre con el sol. En cambio los ojos no se los protegemos de ninguna manera, y eso que la Patatita tiene los ojos muy claritos... Nosotros según salimos lo primero que hacemos es colocarnos las gafas de sol para no parecer chinos de lo que entornamos los ojos cuando nos da la luz (y no tenemos los ojos tan claros como Pequeña Patatita).
Claro que la peque, cuando le da el sol directamente pega la cara a uno de los laterales del carrito para taparse, parece un vampirillo a punto de derretirse!!

Quizá para evitar esta situación sea necesario ponerle unas gafas de sol... Así que he sacado los artículos que había leido sobre el tema para ver si es realmente beneficioso ponerle gafas de sol.

A la hora de comprar unas gafas hay que asugurarse de que son homologadas y que ofrecen un factor de protección alto, ya que  el cristalino de los bebés, aún no se ha desarrollado por completo y, antes del primer año de vida, deja pasar el 90 por ciento de la radiación UVA y el 50 por ciento de la UVB, llegando directamente a la retina, lo cual puede provocar daños a corto y largo plazo.
Para evitar posibles daños en los peques, lo mejor es que la montura sea de pasta, y así también les resultarán más cómodas y ligeras. Además no solamente las presentan con las patillas tradicionales si no que también existen con una goma ajustable atrás para que no se les deslicen por la cara. Los bebés tien naricillas muy pequeñas por lo que es fácil que se le escurran hacia abajo.

Desde el punto de vista médico, los expertos nos recuerdan que el sol está directamente relacionado con algunas patologías oculares (quemaduras solares, alteraciones agudas de la córnea, lesiones degenerativas y quemaduras agudas en la retina, cataratas, ...), siendo aún mayor si la radiación es recibida durante los cinco primeros años de vida.

De todas maneras, si al final nos decidimos a ponerle unas gafas de sol a nuestros bebés debemos ser conscientes que como con cualquier otra cosa no hay que abusar, ya que su uso prolongado podría favorecer fotofobia.

Además de todo esto deberemos de tener los cuidados habituales y lógicos: evitar que miren directamente la luz del sol, no sacarles (o taparles lo máximo posible) en las horas centrales del día, y no exponerles directamente al sol.

Os dejo en el Facebook de "Y ahora Papás" un enlace a un vídeo que explica la necesidad de proteger los ojos de los niños: http://www.facebook.com/pages/Y-ahora-Pap%C3%A1s/141299165934442

3 comentarios:

  1. Muy pocas veces he conseguido yo que aguantará con las gafas de sol, en este verano no se las ha puesto nada, no las quería ni ver. Pero cuando eras más pequeña tampoco.

    ResponderEliminar
  2. Que idea tan fantastica! Aveces nuestros niños se exponen mucho al sol con el objetivo de que su piel tome un color bronce, sin embargo sus ojos se pueden ver afectados ante dicha situacion... pues aqui esta la solucion; gafas para bebes!

    ResponderEliminar
  3. Nueva entrada sobre gafas de sol!! http://yahorapapas.blogspot.com.es/2012/05/gafas-de-sol-para-bebes-ii.html

    ResponderEliminar